El vacío es naturaleza

Desde Sarmiento en adelante, la intelectualidad argentina siempre ha coincidido en por lo menos un punto: el vacío de la Patagonia produce alucinaciones y pesadillas, sueños y utopías; es el espacio de la experimentación social, económica, legal, militar, ideológica, política, vanguardista. En su misma desmesura, hace converger sobre su territorio el discurso de todos los proyectos y proyecciones de “lo nacional”. Para los pensadores del siglo XIX, la Patagonia y la llanura pampeana representaban, en su mera extensión, el mal de la naturaleza argentina. Esta visión de raigambre romántica, permea el imaginario patagónico y atraviesa desde la gauchesca al nativismo y al folklore, hasta la ficción tecnológica, la narrativa utópica y el discurso filosófico. La Patagonia se convierte en una suerte de escenario, un espacio de representación de proyectos estéticos, políticos e ideológicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: