Entrevista a Cristina Bajo

“Hasta ayer, todos escribían la historia desde Buenos Aires”
La autora de La trama del pasado, tercera parte de la saga que cuenta la vida de la familia Osorio en el siglo 17, afirma que abordar “los atropellos” que se cometieron en el interior del país siempre fue su preferencia. También confiesa que le gustaría escribir sobre la vida privada en Córdoba.

 

2006-12-19 –

Por Federico Noguera

A los 69 ańos, la saga de los Osorio de la escritora Cristina Bajo funciona como una summa de su obra dentro de la ficción histórica actual: Como vivido cien veces, En tiempos de Laura Osorio y La trama del pasado (2006) perfilan de algún modo -incluso es la autora cordobesa más vendida hoy-, una línea de puntos comunes entre los frondosos mojones de la historia nacional y la inflamada huella novelesca que Bajo suele insuflar a sus trabajos, documentados siempre en detalle.

“Nunca sé con certeza cuánto tiempo me llevará una obra, pues tengo que documentarme muy bien. En la investigación es donde más me demoro”, dice la autora de La sierva de Dios, ama de la muerte, en la entrevista conPrensaRed. Por estos días, Cristina Bajo trabaja en la cuarta parte (se lanzaría en la Feria del Libro de Buenos Aires 2007) de la vida de esta oscura familia. La última entrega, La trama del pasado, narra las “facciones enfrentadas de unitarios y federales”, que dieron lugar hacia 1840 en Córdoba a uno de los tantos episodios de la Guerra Civil argentina. Como se seńala en el libro: “La historia familiar de los Osorio es, a la vez, un reflejo de un país recién nacido que se debate entre guerras”.

Detrás de la tragicidad de los sucesos que demolieron la suerte de muchos de los personajes, en la saga de los Osorio, Bajo también rinde homenaje a las mujeres que fueron invisibilizadas por la cartografía política del pasado, y que, sin embargo, desempeńan un papel fundamental en las sociedades del presente. Esta escritora que empezó estudiando psicología, y que dicta cursos sobre literatura, habla aquí sobre historia, el rol de la autora en el mercado, y además opina acerca del lector que está desapareciendo -el “coleccionista”- frente al emergente, el tecnologizado.

-En la saga de los Osorio, sus personajes son mujeres. żEs una reivindicación de la figura femenina en los relatos históricos del 1800?

-Por un lado, intento una reivindicación del rol de la mujer en el siglo 19, a veces olvidado por el historiador común. Por otra parte, es un homenaje a las mujeres de todos los tiempos que tienen que enfrentar infinidad de problemas cuando los hombres están ausentes de los hogares.

-żPor qué existió siempre una “invisibilidad” de la mujer en los hitos de los siglos 18 y 19 y aún antes?

-Creo que eso se da por épocas. Muchos hablan de las pintoras del Renacimiento, que al parecer recién ahora se están descubriendo, cuando en realidad, en su época, fueron grandemente admiradas, y  consideradas personas altamente respetables. Fue luego, en un bache de la historia, que algún estudioso las dejó de lado y quedaron olvidadas por siglos. Durante la conquista, las mujeres tuvieron un gran protagonismo y se las toma como heroínas -ya sean nativas o espańolas- y de nuevo, por razones sociales, vuelven a quedar alejadas de las crónicas. Pero su gran protagonismo fue siempre el de la vida privada, donde demostraron una enorme capacidad para resolver problemas con ingenio y esfuerzo.

-El auge de temáticas vinculadas a lo femenino, żcree que se deba sólo a un mercado determinado o existe una mayor aceptación en el “sistema” del rol de la escritora?

-Sí, creo que, indudablemente, hay un mercado de lo femenino. Posiblemente tenga que ver con que, desde la aparición del libro al alcance de la clase media -a principios del siglo 19-, en Europa, la mujer sigue liderando las encuestas de lectores.

-Beatriz Sarlo, Carlos Altamirano y David Vińas en varios ensayos hablan del predominio de los escritores gentleman…

-Si te refieres a escritores varones, creo que eso es variable, salvo que tomemos la Argentina de la primera mitad del siglo 19, donde predominaban. Pero hacia la segunda mitad aparecieron muchas escritoras (Gorriti, Mansilla), y eso se acentuó a comienzos del siglo 20.

Desde el interior

-En sus novelas, aparecen las batallas (Oncativo, La Tablada) y la Guerra Civil desde una visión “descentralizada” de la “leyenda rosa”. Se percibe un interés suyo por contar lo que sucedía pero desde el interior. żNota esa distinción con otros autores, más enfocados en narrar desde una visión centralizada en Buenos Aires?

-Casi todos, hasta ayer, escribían la historia desde Buenos Aires. Un estudioso porteńo, cuando apareció Como vivido cien veces, me dijo que yo describía “una historia muy extrańa”. Le contesté que el paisaje que se ve desde cada una de las márgenes de un río es distinto: él escribía desde su orilla, y yo, desde la del frente. Cuando tomé conciencia, a través de lecturas, de la historia de Córdoba y del interior del país, quise escribirla con nuestras vivencias, con los atropellos y las injusticias que sufrimos para hacer llegar al lector común estos acontecimientos. Es por eso que digo que se puede estudiar historia en mis libros. Muchos no estarán de acuerdo con mi ideología, pero los hechos han sido investigados a fondo.

En esa corriente, la autora de Tú, que te escondes establece una diferencia entre la historia novelada (estructurada en base a personajes reales cuyas vidas son recreadas) y la que, dice, es su “opción”. “En la novela histórica, los personajes principales son de ficción; la historia y los personajes reales pasan sobre sus vidas como una fuerza que puede destruirlos y que, aún en el mejor caso, cambiará sus existencias. Esa es mi opción”, define.

-El trabajo exhaustivo de investigación que usted emprende con cada novela, żla ha llevado a pensar, alguna vez, en cambiar de género?

-No pero sí. No escribiría un libro de historia propiamente dicha. Me gustaría escribir un libro sobre la vida privada en Córdoba, desde su fundación hasta la mitad del siglo 19.

-Sus novelas combinan pasión, muerte y lucha en un escenario político-histórico. żBalzac tuvo alguna influencia en el modo de describir los personajes?

-Balzac, Dickens, Jane Austen, Mujica Láinez, Echeverría, Eduardo Gutiérrez. Y todos los novelones rosa de mi adolescencia: Max Du Veuzit, y las novelitas de vaqueros y policiales, Stevenson.

La blognovela

-Tendencias como la blognovela (novelas especialmente escritas para los lectores de la blogosfera), żhay que pensarlas únicamente como una innovadora modalidad para captar consumidores? żNace un “nuevo lector” posmoderno?

-Hasta ahí no llega mi cultura. Pero sí, creo que constantemente, por generaciones, nacen nuevos tipos de lectores que reclaman un campo donde explayarse o disfrutar.

-También, los e-books (libros electrónicos; en Estados Unidos existen desde 1971) suman más adeptos. żLe parece que el lector abandonará el papel?

-Siempre habrá gente que prefiera el libro electrónico, pero el lector que realmente disfruta de leer, es coleccionista; quiere ver físicamente el libro, tocarlo, olerlo. Tengo, de Jane Austen y otras inglesas del siglo 19, varias ediciones distintas de una misma obra, por el gusto de ver sus encuadernaciones, o porque está mejor traducida, o porque son ediciones antiguas.

-żQué está leyendo ahora?

-Después de 50 ańos de búsqueda, he conseguido Toda pasión apagada, de Vita Sackville-West. A veces, tanta espera termina en decepción. No es este el caso, por suerte.

One Trackback to “Entrevista a Cristina Bajo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: